top of page

Lo que hubiera querido saber cuando me gradué de la universidad...

Actualizado: 12 sept 2021

Ceremonia de graduación en Trinity Christian College, 2019

Hola a todos, quiero agradecer al presidente Dykstra por darme el honor de hablar frente a todos ustedes en una ocasión tan especial. Como maestro de muchos de ustedes, he visto el gran esfuerzo y sacrificio que han hecho. Y sé que lo han hecho no solo ustedes, sino también sus seres queridos.


Largas horas de trabajo duro y tareas por completar. Estudiar y prepararse para exámenes. Rendir en la universidad al mismo tiempo que en tu pasantía, trabajo, familia y cuando queda tiempo (casi nunca) para tus amigos y cuidado personal. Todos sabemos que has hecho un enorme sacrificio para lograr tu objetivo y estar presente este día. Puedes sentirte orgulloso de ti mismo; todos nos sentimos orgullosos de ti. Has hecho un gran trabajo.


Me imagino toda la ansiedad y la anticipación en tu mente, tal vez te estés preguntando; ¿qué es lo que sigue? ¿Regresaré a la casa de mis padres o viviré solo? ¿Voy a conseguir un buen trabajo? ¿Debería de estudiar un posgrado? ¿Seré exitoso?


Quizás algunos de ustedes ya tengan una respuesta para todo eso, mientras que otros no. Y eso está bien. Construir tu vida es algo que requiere tiempo, en realidad tomará toda tu vida hacerlo. Es una artesanía. Por lo tanto, no apresures tu decisión y esté abierto a ver lo que Dios ha planeado para ti y tu carrera. Desearía haber entendido esto cuando me gradué de la universidad, junto con las siguientes diez sugerencias que me gustaría compartir contigo hoy para ahorrarte un poco de dolores de cabeza a lo largo de la vida:

  1. Este día no es el final de una etapa, en realidad es el punto de partida de una nueva era en tu vida. La preparación para este momento comenzó cuando naciste, con el acto desinteresado de amor, dedicación y compromiso de tus padres, junto con la dedicación y la ayuda de todos tus maestros desde preescolar hasta la universidad. De las personas que creyeron en ti, de las personas que vieron el potencial en ti. Así que sé agradecido con ellos.

  2. No te engañes, no lo sabes todo; nadie lo sabe todo, y hay personas que saben más que tú. Entonces, sé humilde, sigue aprendiendo de otros con más experiencia y de tus clientes.

  3. No dejes de estudiar. El conocimiento y el aprendizaje son regalos preciosos que Dios nos dio, cuanto más aprendemos, más crecemos. El proceso de aprendizaje no termina con tu título.

  4. Sé científico. No pierdas tu tiempo con teorías o métodos no científicos. No te llevarán a ninguna parte. Nuestra capacidad de aprender es limitada, por lo que es mejor centrar tu atención en lo que vale la pena.

  5. No te compares con los demás, compárate con quien eras ayer. La base de tu progreso eres tú, la competencia es contigo, no con nadie más. El éxito no se obtiene al vencer a los demás, sino al conquistarte a ti mismo.

  6. No trabajes demasiado. Dios, la familia y el cuidado personal son lo primero, y en ese orden. Sin Dios, sin la presencia de su familia y sin ocho horas de buen sueño cada noche, la vida y el trabajo pierden sentido y se vuelven muy difíciles.

  7. Prepárate para la adversidad. La adversidad tocará la puerta de la vida de cada persona y llegará a la tuya tarde o temprano, por lo tanto, prepárate. Lee a Marco Aurelio, tiene mucho que decir al respecto.

  8. Sé agradecido por las experiencias positivas y negativas en su vida, pasado, presente y futuro. Están dando forma a la persona y al profesional al que está llamado a convertirte.

  9. Busca la eudaimonia, también conocida como el bien compuesto de todos los bienes. O como lo llama el Dr. Martin Seligman: la auténtica felicidad. Los griegos pensaban que es el resultado de una vida vivida por las cuatro virtudes cardinales; valentía, prudencia, justicia y sabiduría. Nosotros, los cristianos, agregaríamos tres más; fe, amor y esperanza.

  10. Finalmente, sé cristiano. Agárrate fuerte a Dios. Él te ha dado habilidades, conocimiento y oportunidades para trabajar para Él, para Su reino, para Su pueblo y para este hermoso país. Hónralo con tu esfuerzo, con la búsqueda de la justicia, y en general con tu amor por todos los seres humanos.


Eso es todo; estas son las cosas que desearía saber cuando me gradué de la universidad. Espero que te sean útiles. Quiero terminar mi mensaje agradeciéndoles a todos por la oportunidad de compartir con ustedes en las aulas y en este día. Para mí ha sido un honor ser su maestro, verlos crecer como profesionales y como seres humanos. Les deseo lo mejor, y espero que conquisten la buena vida, la vida vivida cerca de Dios.

El Dr. Mario Guzmán tiene una licenciatura, dos maestrías y un doctorado en Psicología. Con más de 16 años de experiencia clínica como psicólogo, ahora es profesor de tiempo completo en Trinity Christian College en la ciudad de Chicago, Il. El texto anterior es el discurso que le dió a los graduados de la universidad el 14 de Diciembre, 2019. Es autor del libro La Transformación del Adolescente y del Seminario en Línea con el mismo nombre.


Les invitamos a adquirir en los siguientes links el libro y el seminario en línea bajo demanda de La Transformación del Adolescente: Guía para padres y profesionales donde aprenderán más de este y otros temas.


Dr. Mario Guzmán Sescosse

16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page