top of page

Los juegos de mesa en familia

Actualizado: 3 oct 2021

En los últimos meses había estado preocupada por el distanciamiento en la comunicación con mis hijos. Me parecía que con la escuela y todas las actividades y ajetreos que conlleva nos quedaba poco tiempo para platicar. Me sentía que pasaba el día dando ordenes e instrucciones a seguir (“no olvides el refrigerio”, “sería bueno que hoy te pusieras ropa más caliente”, “se está haciendo tarde”, “por favor termina de cenar que es hora de dormir” y todas las demás cosas que decimos las mamás), más que teniendo un verdadero intercambio con ellos. Así que este fin de semana recurrí a una estrategia que me encanta: los juegos de mesa.


Aproveché que teníamos un sábado tranquilo. Apagamos la televisión y se desconectaron los demás aparatos electrónicos (incluyendo el celular de mamá). Mi hijo mayor (de 10 años) escogió jugar “Battleship” (Batalla Naval en español). Pasamos 30 minutos platicando sin parar como un par de amigos. Por fin pude preguntarle un par de situaciones que me preocupaban, saber su opinión de ellas y quedarme muy tranquila sabiendo que el mismo estaba buscando solucionarlas de la manera correcta. Por su parte, él pasó el día mucho más tranquilo, sentía que había tenido un tiempo donde él era la único que importaba para mí sin que las necesidades de la familia me distrajeran.

Y es que, los beneficios de los juegos de mesa en los niños y la familia son muchísimos. Se estrechan los lazos familiares, se practica la paciencia y el esperar un turno, se aumenta el vocabulario y la atención, fomentan el pensamiento lógico, crítico y la estrategia, y ofrecen interacción real (no a través de la tecnología). Los hijos pueden ver a mamá y papá en situaciones divertidas y relajadas mientras que el sentido de pertenencia a la familia se aumenta. Pero además la comunicación, sobre todo en algunos temas difíciles o que por lo general no quieren hablar, fluye mucho mejor. Mis hijos bajan la guardia después de unos minutos de juego (probablemente yo también lo haga) y así, en vez de un interrogatorio que solo arroja monosílabos como respuesta, tenemos una conversación fácil, abierta y fluida.


Inténtalo con tu familia, te dejo algunas sugerencias:

  • ¡Incluye a papá! Es una forma ideal, divertida y relajada de estrechar la relación entre papá y los niños.

  • Instituye una “noche de juegos” en casa. Escoge una noche a la semana donde todos jugarán. Prepara una cena informal, botanas, acomódense en la sala y a jugar se ha dicho. A todos les encantará el cambio en la rutina y servirá para refrescar las relaciones familiares y para llenar de risas la casa durante un par de horas.

  • Permite que sean los niños quienes preparen los tableros, repartan las cartas, etc. Promoverás su independencia mientras que tu tendrás una cosa menos que hacer.

  • Cuando alguno de los juegos es muy avanzado para los menores inclúyelos formando equipos. El adulto o hermano mayor toma las decisiones, pero le pide ayuda al menor, por ejemplo, a mover las fichas.

  • Escoge cuidadosamente los juegos para usar. ¿Necesitas pasar más tiempo con un hijo en particular? Escoge un juego en el que solo puedan jugar ustedes dos. ¿Viajarán al extranjero próximamente y quisieras repasar el vocabulario en otro idioma antes del viaje? Busca uno en el que el vocabulario sea importante y cambia las reglas para que solo se pueda utilizar el idioma que buscas repasar. ¿La relación entre hermanos ha estado un poco tensa últimamente? Tal vez un juego que fomente la complicidad y colaboración entre ellos pueda ayudar.

  • La variedad es importante, cada quien tendrá su favorito, y todo será más divertido si hay diferentes juegos a escoger.

No es necesario desembolsar grandes cantidades para acceder a los beneficios de los juegos de mesa, ¡sé creativa!:

  • ¿Se aproxima un cumpleaños, navidad, etc.? Si te preguntan qué regalo les gustaría a tus hijos, pide juegos de mesa.

  • Si tienes amigas con hijos menores a los tuyos, no dudes en ofrecerles los juegos que tus hijos ya no utilizan. Muchos siguen en perfecto estado después de años de uso y pueden utilizarse por muchos más.

  • Si tus hijos han perdido el interés por algún juego en especial, puedes intercambiarlo con otra familia temporalmente. Así puedes probar otros juegos sin necesidad de hacer una inversión inicial, ofreces variedad a tu familia y cuando regrese el juego que había perdido su magia será muy bien recibido.

Lo más maravilloso de los juegos de mesa es que por su variedad y versatilidad puedes encontrar algunos que puedan ofrecer todos estos beneficios en 10 minutos si es que no cuentas con mucho tiempo, u otros con los que puedes pasar un rato magnifico durante horas. Espero que estos consejos te sirvan y puedas pasar momentos divertidos con tus hijos, mientras mejora la comunicación, estrechas más la relación y generas memorias positivas.


Saludos!

Ana Sofía Arteaga


Los invitamos a adquirir en los siguientes links el libro y el seminario en línea bajo demanda de La Transformación del Adolescente: Guía para padres y profesionales donde aprenderán más de este y otros temas.



37 visualizaciones0 comentarios

留言


bottom of page